Si hay un Dios está en la roca

Mi primer acercamiento con la escalada fue fortuito y azaroso. Un día me subí al muro que acababan de poner en mi gimnasio y, desde entonces, no he vuelto a bajarme. Pasó poco tiempo antes de querer más; quería saber lo que era “escalar de verdad”, en la “vida real”. Después de batallar un poco,Continue reading “Si hay un Dios está en la roca”